• Es en Santiago de Compostela donde, según la tradición, se encuentra la tumba, en una preciosa urna de plata, de este apóstol de Jesucristo.

    La polémica sobre si es cierto que sus restos están en Compostela es tan antigua como la misma línea del horizonte del camino. No entramos en ella, es asunto menor, lo esencial es la creencia que ha provocado a través de los tiempos que el hecho es así: allí descansa Santiago Apóstol.

    Conocemos muy pocos hechos de su vida y lo que sabemos con certeza es a través del Evangelio.

    Sobre su familia, sabemos que es hijo de Zebedeo y de Salomé. Parece que nació en Yafia, muy cerquita de donde nació María, Nazaret. Era pescador y trabajaba con su padre y su hermano Juan, también discípulo de Cristo y faenaban en el lago Tiberíades. Otro nombre que recibirá es el de “Hijo del trueno”, lo explicamos más abajo.

    Cristo le llama a seguirle y Santiago le da su respuesta. Aparece Jesús y predica el Reino de Dios. Se presenta como el Mesías y esto lo ve la gente por los milagros que hace. Santiago pudo presenciar muchos de ellos. Un día Jesús propone a los dos hermanos: a Santiago y a Juan , que dejen su trabajo, las redes, su familia y que le sigan. Esto lo podemos ver en el evangelio de Marcos 1,19.

    Durante tres años que duró la predicación de Jesús le van a seguir, juntamente con otros 10 apóstoles más. Se le llama y le apodamos el Mayor para distinguirlo de Santiago el Menor, otro de los discípulos de Jesús.

    Además, Jesús eligió de entre los doce a tres, a los que de un modo especial invitó en diversas ocasiones a que vivieran acontecimientos que estuvieron vedados al resto de los apóstoles, p. e. la transfiguración del monte Tabor (Lc. 9,28); la resurrección de la hija de Jairo (Mc. 5, 37); lo mismo podemos ver en el hecho de llevarlos aparte poco antes de que lo prendieran, en el Huerto de Getsemaní (Mt. 26,36) estos tres son SANTIAGO, JUAN y PEDRO, que es cabeza del colegio apostólico. Era un discípulo predilecto de Cristo.

    Cómo era su carácter

    S. Lucas cuenta en el evangelio (Lc. 9,51) que yendo Jesús hacia Jerusalén, al pasar por una aldea de Samaría, no quisieron darle albergue y Santiago con su hermano desearon que “lloviera fuego del cielo y los consumiera”.

    En otra ocasión, fue la madre de los dos hermanos, Salomé la que rogó al Señor que fueran los primeros en su Reino, esto lo podemos leer en Mt.20, 20-28. Y esta es precisamente la lectura del evangelio que la Iglesia proclama en la festividad de SANTIAGO; esta lectura la tienes más adelante en la bendición de los peregrinos.

    Por todos estos datos y otros detalles, parece que su temperamento era fuerte y muy decidido. Y es esta la razón por la que creemos que Jesús les puso el sobrenombre de “Boanerges”, es decir “hijos del trueno”.

    ¿Qué misión llevó a cabo Santiago?

    Todos los discípulos recibieron la orden explícita de anunciar el Evangelio por todo el mundo. Lo podemos leer en Mc. 16, 15-20. Jesús les había dicho “Seréis mistestigos en Jerusalén, en toda la Judea, en Samaría y hasta el fin de la tierra.” Lo leemos en Hechos de los Apóstoles 1, 8.

    Estaba claro, había que anunciar el evangelio por todo el mundo. ¿A dónde irá Santiago, el intrépido, el hijo del trueno?: Al fin de la tierra, a Finisterre.

    ¿Cómo murió Santiago?

    Desde que murió Jesús hasta la fecha del martirio de SANTIAGO, que fue decapitado por Herodes Agripa (Hechos 12,2) hacia el año 44 en Jerusalén, habían pasado 10 ó 12 años. Durante este tiempo; así lo afirman diversas tradiciones, predicó en España. En Cartagena (Murcia) tienen a gala presentar la iglesia de Santiago que está en el puerto de Santa Lucía, junto al puerto natural de Cartagena indicando que fue por donde siempre han dicho que desembarcó Santiago al llegar a España. Tradiciones escritas de los primeros siglos y narraciones orales de muchos lugares, sobre todo de Galicia y en muchos sitios de España hablan de su predicación. Recordemos aquí también la fuerte tradición de Zaragoza, la aparición

    de la Virgen sobre un Pilar para alentarlo en su misión.

    Este es SANTIAGO, “el Boanerges”, “el hijo del trueno”, el intrépido y valiente, el pescador de hombres, el anunciador de la Buena Noticia hasta los confines de la tierra, este es el MAYOR SANTIAGO.

    A su urna, donde reposan sus restos y en Compostela, Campo de la Estrella, es a donde desde siglos atrás se acercan miles de peregrinos, cruzando el Pórtico de la Gloria para venerar a este discípulo predilecto de Jesús.

    Jerusalén, la Tierra Santa donde vivió y murió Cristo; Roma, la Ciudad Eterna donde vivió y murió Pedro, Cabeza visible de la Iglesia fundada por Cristo y Compostela donde el Apóstol predilecto de Jesús, Santiago el Mayor reposa.

    Tres grandes hitos en la historia de las peregrinaciones cristianas.

    Hoy Compostela sigue viva gracias a los peregrinos de Santiago y esté o no esté en unos restos, apareció a la luz de la mirada en un Campo a través de una estrella y sobre todo se grabó y metió en el corazón profundo del que peregrina con un sentido.

    Para llegar a este Campo de la Estrella, la corriente secular de peregrinos siguieron siempre el reguero de la Vía Láctea o Camino de Santiago.

    Tags: