• Caminar con jóvenes es vivir lugares y hechos de un modo casi real, rememorándolo con alguna pequeña representación. Ya en la primera del camino, la primera gran ciudad, Pamplona y dentro de la plaza de toros, vivimos el paseíllo de los peregrinos, diversos pases y salida de dos a hombros. ¿Quién no ha oído hablar de las famosas fiestas de S. Fermín? Los jóvenes quisieron conocer esa plaza en la que desembocaba el encierro. Pedidos con antelación los permisos consiguientes, nos permitieron realizar cuanto dije. Antes, y sin permiso de la autoridad consiguiente, realizamos diversos tramos del encierro.

    Estamos caminando a Santiago y en Pamplona disfrutamos de un primer descanso.

    Nos acercamos a Azofra en la Rioja, allí podemos comprobar y ver el primer rollo. ¿Qué es un rollo? Un pequeño monumento de piedra, generalmente a las afueras de los pueblos, como es nuestro caso y que señalaba el límite entre los términos de dos pueblos, en nuestro caso, el de Azofra y Alesanco. Hoy este rollo medieval está convertido en un crucero. Este lugar es conocido como el de “la Picota”, el rollo es esbelto y tiene decoración animal. Otros rollos servían y eran utilizados para colgar de ellos la cabeza de aquel malhechor público; expuesto para vergüenza y ejemplo de todos los que pasaran por aquel lugar.

    El rollo más singular del camino está en Boadilla del Camino (Palencia), es del siglo XV, su estilo es gótico, en su abundante decoración se encuentran motivos jacobeos. Es el “pilarium”, así lo llamaban o columna de piedra que significaba el poder jurisdiccional. Junto al “rollo” se juzgaba y de ordinario se solía amarrar a él para ajusticiar al sentenciado. Todo esto, ya lo conocían nuestros peregrinos. De ahí que del grupo de 22, juzgaron la noche anterior y condenaron por votación democrática a dos reos peregrinos, el primero por adelantarse mucho al grupo y el segundo por roncador y por molestar en el descanso.

    En el rollo de Azofra se le sujetó al peregrino con una hermosa cuerda, allí se le leyó solemnemente la sentencia y se le ajustició del siguiente modo: se le descalza y con una gramínea se le hace cosquillas en los pies. Así mismo con una pluma de ave, se le hace cosquillas en los cuencos de los oídos.

    Para los desayunos, la intendencia compró mermelada de naranja amarga, no gustó a ningún peregrino, de ahí que deciden terminar el bote que quedaba dándole al peregrino condenado y haciendo que le resbale por el pecho. Hay risas, alegría y el condenado pide disculpas y perdón. Se le suelta y se condona la culpa admitiéndole en el grupo.

    Llegamos a Boadilla del camino. El rollo gótico se encuentra en medio de una plaza. Es de mañana y hace bastante frescor. Se le coloca a Justo, condenado peregrino, el bordón sobre los hombros y debe llevarlo como si de una cruz se tratase, como un condenado. Debe ir gritando y pidiendo misericordia y así cruzar la plaza hasta el centro, donde se encuentra el rollo. Se le ha despojado de la camiseta, sus carnes van desnudas. Los gritos los escuchan en las casas y hay varias ventanas que se abren para asistir con su mirada a la escena.Se le hace subir al condenado al rollo, se le sujeta. Este rollo tiene unas escalinatas en redondel.

    Una vez sujeto, se lee su condena, la razón es clara: por ser roncador y molestar en el descanso a los peregrinos. La sentencia para reparar esta falta va a ser el espolvorearle cola cao con la boca y harina sobre su medio cuerpo desnudo, juntamente con agua fresca para que de este modo forme y se haga una capa pastosa.

    Así fue. Nuevas risas, alegría y juventud. La representación sirve para comprender y entender mejor la función de estos rollos del Camino de Santiago.

    Hemos llegado al hermoso puente de Hospital de Órbigo. Este puente es uno de los más importantes del camino, tanto por su arquitectura como por su historia. Nosotros representaremos el suceso de Suero de Quiñónes, la liza que mantuvo en el año jubilar 1434 (del 10 de Julio al 9 de Agosto). Suero de Quiñones era un caballero leonés, le ayudaron 9 “mantenedores” que lucharon contra todos los que se aventuraban e intentaban pasar el puente. Pasó 30 días luchando por el amor de una mujer y poniendo a Santiago por testigo. Derrotó a caballeros franceses, caballeros alemanes, italianos, portugueses y españoles. Terminado el lance se dirigieron a Compostela, donde D. Suero de Quiñones entregó al Apóstol como señal, un brazalete de oro, era de su dama.

    Desde entonces el puente recibe el nombre del “Passo honroso”. Ya al comienzo del puente, se narra lo ocurrido, se hace la presentación del caballero Suero y de sus nueve “mantenedores”. Todos llevan sus caballos, que son otros peregrinos, y llevan algunas espadas de palos, fabricadas durante el camino. Así comienza el lance. El diálogo es breve y sencillo: “no pasarás, villano” “Detente.” “Por Santiago que no pasarás” “Nuestro honor por la Dama de D. Suero” Y van cayendo muertos, quedando tumbados dentro del mismo puente. La escena es muy bella y todos los que van pasando, tanto peregrinos comogentes del pueblo se detienen para contemplar esta juvenil secuencia representativa del hecho ocurrido unos cuantos siglos antes. Se termina dejando pasar a D. Suero de Quiñones con sus nueve caballeros y cuando han llegado al final y han pasado todo el puente, va a ser entonces , al dejar libre el paso cuando pasará el resto de peregrinos, también los muertos, que resucitarán para cargar de nuevo sus mochilas y así atravesar tan “honroso Passo”, Camino de Santiago.

    Tags: ,