• Roma 03.10.2010

    Hablan niños y niñas que visitan las catacumbas.
    Son los mejores maestros.

    Se llama Eduardo, tiene 9 años y es de Barcelona, visitó las catacumbas de S. Calixto el día 2 de Octubre del 2010, el día de los Santos Ángeles. Se comportó como un ángel más. Después que el guía explicara que no había muertos sino durmientes, dijo en voz alta a todo el grupo, unas 15 personas: “No gritéis que los despertaréis”
    Al siguiente giro repetí el mismo concepto y una niña, Cristina de Madrid, con 10 años soltó a bocajarro: “Aquí hay muertos vivientes”.

    “No gritéis, no
    que los despertáis”.
    Duermen que no están muertos.
    Esto es un “koinomen”,
    dormitorio, esperan despertar
    cuando suenen las trompetas
    del juicio final.
    Son “muertos vivientes”,
    como la hojita de hiedra
    que siempre está verde, viva
    y el cristiano es inmortal.
    Sabia sapiencia de niños
    que intuyen la verdad;
    gracia, frescura,
    viveza y rapidez
    de quienes portan
    no maldades sino bondad.
    Son “muertos vivientes”.
    “¡No gritéis que los despertáis!”

    Cecilia duerme

    Encantador gesto  el que viví de la niña de un año y medio, pequeña muñequita vestida de largo, María.

    De la mano de su madre, delante de la estatua de Maderno y muy cerquita de  Cecilia, allá en su Cripta de S. Calixto

    Con la mano libre, la apoya sobre su cara y hace como que duerme y soltándose de su madre, señala a Cecilia con su minúsculo índice.

    Dijo todo al grupo y sin hablar. La respuesta de los presentes fueron miradas y sonrisas de complacencia.

    El guía felicita tal seña y expresa con palabras su gesto y pensamiento.”Cecilia duerme”

    Esto es un “koinomen” o “koimeteria” griego y significa cementerio, es decir dormitorio, esto son las catacumbas, la que mejor lo entendió fue la niña

    Para Cecilia, y la muñequita niña, van estas líneas.
    Inocencia que lees lo profundo
    y te saltas lo externo.
    Inocencia que intuyes la verdad.
    ¡Duerme! Que no muerta,
    Cecilia está. Espera resucitar.
    Bella imagen de la mártir,
    Sencilla la de la niña.
    Composición la de ambas
    con gesto y alma para quien duerme
    a la espera de la trompeta
    del ángel que la despierte.
    ¡Gloria, Virgen Cecilia!
    ¡Un beso pequeña niña!
    Duerme, sí duerme;
    ¡No la despiertes!

    Posted by jmbo @ 6:15

    Tags:

  • Comments are closed.