• Roma 01.06.2010

    Nace en 1599, a orillas del lago Lugano, es Francisco Castelli.
    Hay artistas que sin ellos, uno es Borromini, Roma no sería lo que es.
    Siendo niño, su familia se traslada a Milán.
    A los 16 años va a Roma, aquí permaneció hasta el final de sus días.
    Maderno que era pariente suyo va a ser su maestro, en estos momentos lleva obras en el Vaticano, le ofrece su confianza y le va a querer toda su vida, tanto es asi que manifestará ser enterrado junto a él.
    Tras la muerte de Maderno, debe trabajar con Bernini, es un año mayor que él, en estos momentos , Bernini es el arquitecto de moda y goza del favor papel, pero pronto surgirá una gran enemistad entre ambos.
    Borromini no sabe hacerse querer, es melancólico, reservado y esto acabará en algo enfermizo; es muy diferente a Bernini que es alegre, abierto, extrovertido, casi lo contrario a Borromini.
    Es muy perfeccionista y hace muchos bocetos antes del último.
    Su carácter es raro, a veces abandona encargos o no quiere cobrar algunos, riñe con sus clientes.
    A los 33 años se independiza de Bernini.
    Comienza su primera obra de importancia en S. Carlos delle quatre Fontane y luego en
    El Oratorio de S. Felipe Neri. Aquí ya aparece su sensibilidad, los muros se curvan, el movimiento aparece en sus edificios.
    Borromini tiene pocos amigos, nunca se casó, pasea su soledad, en negro traje por las calles de Roma. Nadie se atreve a molestarle.
    Su vida es la arquitectura, la vive, es muy imaginativo.
    Durante el papado de Inocencio X goza de un gran prestigio y le encarga la restauración de S. Giovanni de Letrán para el Jubileo del 1650. Aquí las pasó mal, ya que mando castigar a un obrero que no hizo algo bien, simplemente que lo ataran y los compañeros le dieron tal paliza que lo matan… Consigue el perdón del Papa. También trabaja en la iglesia de S. Ivo, de la Universidad la Sapienza.
    Es serio en el trabajo.
    Su rival Bernini habiendo estado relegado, comienza a tener nuevos encargos. Muere el Papa que le daba trabajo y lo abandonan, cae en una fuerte depresión. Deja de trabajar
    Seguirá con Santa Agnese in Agone.
    Consigue que le encarguen el edificio de Propaganda Fide. Sus últimos años d evida están llenos de frustraciones. Se encierra en casa. Dibuja edificios imaginativos.
    El dos de julio de 1667 intenta suicidarse echándose sobre una espada, imitando así la muerte de Catón el joven. Aún vivió unos días, se arrepintió.
    Quiso ser enterrado en una tumba y sin nombre, junto a su maestro Maderno en la iglesia de S. Juan de los Florentinos, que es donde está.
    Su carácter era atormentado… y su final fue triste. Dejó verdaderas joyas, surgidas de este genio atormentado llamado Borromini.

    Posted by jmbo @ 17:21

    Tags: ,

  • Comments are closed.