• Roma 30.05.2010

     

    Año 64

    Después de haber conquistado el mundo, los romanos sólo podían temer a los elementos que amenazaban Roma que eran  el agua y el fuego.

    Roma está muy mal urbanizada, abarrotada con casas de madera, calles muy estrechas. La iluminación era con antorchas de estopa untadas de brea y otras eran de  lámparas con aceite.

    Había pocas fuentes de agua corriente.

    Para poder evitar los incendios, con la llegada del Imperio con Augusto y su lugarteniente Agripa a imitación de otras ciudades que ya se daba el caso en Grecia, se creó un cuerpo de bomberos, eran 600 esclavos, los cuales velaban por apagar las llamas..

    De nada sirvieron estos esfuerzos en la época de Nerón, año 64. El fuego comenzó cerca del circo Máximo, alcanzó las gradas que eran de madera, se extendió con rapidez por toda la ciudad impulsadas las llamas por el viento.

    Al caer la primera noche los gritos de dolor apagaban el crepitar de las llamas. Si alguien caía en las estrechas callejuelas, obstruía el paso y allí morían. En la desesperada huída muchos acababan en sus propias tumbas… y al ver a alguno de los suyos morir, se echaban a las llamas.

    Al sexto día, cuando el sol se apagó habían desaparecido de los 14 barrios, 10. Sólo cuatro quedaron intactos.

    Nerón llegó a abrir sus propios jardines para ayudar a la población y que de este modo se cobijaran gentes en ellos.

    Pero pronto se corrió la voz por el pueblo que el mismo Nerón había gozado del espectáculo y de la visión del fuego, se había vestido con ropas de actor y entonaba cánticos al contemplar  las llamas. También se comentaba que algunos vieron a esclavos suyos que llevaban el fuego de una a otra parte de la ciudad con antorchas.

                Y se sabía que él quería otra Roma mejor, quería que las casas fueran de piedra. Tenía sueños de grandeza. Y así, después del incendio y donde ahora se levanta el Coliseo edificó su hermosa casa mansión…

    Hubo una fuerte rabia contenida. El incendio había sido provocado, pero ¿Quién? Nerón aterrorizado por todo ello echó la culpa a los cristianos, se desquitó con ellos, había que matarlos a todos, puesto que era una religión que había llegado del Oriente y hablaba que comían el cuerpo y la sangre de su Dios. Así que todos aquellos que no renunciaron a su fe fueron encarcelados y tras sufrir torturas, muchos fueron arrojados a los perros salvajes para ser devorados y otros muchos fueron clavados en cientos de cruces en sus propios jardines y untados sus cuerpos con brea para que así iluminaran los cielos de Roma.

    En esta persecución, la primera, perecieron posiblemente los Príncipes de los apóstoles, Pedro y Pablo.

    La Roma que surgió de las cenizas del año 64 fue una ciudad más hermosa y habitable de la que había consumido las llamas.

    Esta fue la primera persecución del Imperio romano y es la que puso las bases del resto de las persecuciones que más adelante seguirían.

    Posted by jmbo @ 6:18

    Tags: ,

  • Comments are closed.