• Roma 29.05.2010

     

     

    Así se llamaba al primer mercado de Roma, foro Boario o mercado de bueyes.

    En este lugar llegó la canastilla que portaba a Rómulo y Remo, los habían arrojado al agua para que murieran pero una loba que escuchó su llanto, los amantó.

    Hasta el s II d. de C. Aquí estuvo activo el puerto, es el primer puerto de Roma, “Portus Tiberinus”

                También aquí se construyó el primer puente sobre el Tiber. Al principio los hacen de madera para poderlos destruir con rapidez y así cortar el acceso al enemigo.

    El primero de piedra se hizo en el S. II a. de C, fue el puente llamado  Emilio o “Roto”, ya que solo queda una arcada. En 1592, dos arcadas fueron arrasadas por la corriente.

                El Tiber, fuente de riqueza, también era fuente de males, inundaba la ciudad, era generoso y creaba problemas.

                Desde el Puente Palatino se ve la salida de la cloaca Máxima, muy importante. Tomaron el curso del riachuelo Velabro y lo canalizaron ya en el s. IV a. de C. Hoy día podemos observar la bocana de salida al Tiber. Fue una gran obra de ingeniería y otra muy importante el elevar el gran muro del río, que se hizo a finales del s. XIX, solucionó las inundaciones.

    Dos pequeños templos.

    En esta zona hay dos pequeños y hermosos templos que en la E. Media fueron transformados en iglesias y en el S. XX se les quitó los accesorios. Están muy bien conservados, parece que en ellos el tiempo se haya detenido.

    Hay una bella fuente con tritones hecha  por Carlos Vizacheri 1715, tiene el gusto berniniano, de estilo barroco.

    El templo circular

    Es el templo de Vesta, así pensaron durante años y años que estaba dedicado a esta diosa, pero no es así, estaba dedicado al héroe griego y muy querido en esta zona Hércules. Se hizo en el S. II a de C. Su forma arquitectónica, redonda fue revolucionaria. Los templos tenían forma rectangular.

    Hércules recibía gran culto en toda esta zona. Dentro había una estatua era Hércules olivarius, ya que la habían sufragado los vendedores de aceite.

                En esta zona del Aventino vivía un gigante que tenía tres cabezas y echaba fuego por la boca, se llamaba Caco, éste pretendió robarle  unas reses a Hércules que se paró aquí de su vuelta de la Hispania y dirigiéndose a Grecia  y lo hizo con argucia, haciendo que retrocedieran hacia atrás para ocultarlas en su guarida. Se entabló un fuerte combate y Hércules mató a Caco. Liberó así a los romanos de tal monstruo. En agradecimiento rindieron honores de héroe y dios a Hércules.

    En el S. XII se hace iglesia cristiana y en el S. XVI se consagró a Santa María del Sol, ya que según la tradición se encontró esta Virgen dentro  e un cofre en el Tiber y al abrirlo salió un rayo de sol.

    Templo rectangular

    Se construyó entre el S. II y el I a de C. Quedaba en la bocana del puerto. Se pensó que estaba dedicado a la fortuna viril, pero hoy sabemos que estaba consagrado a Portuno, -divinidad de puertos y viajes-al cual invocaban los romanos porque partían lejos para poder volver sanos y salvos de nuevo. Y la razón era que cayó al mar con su madre y un delfín se lo llevó consigo, jugando con él.

    El interior del templo conserva frescos cristianos de la E. Media del S. IX, representan a la Virgen y a Santa María egipcíaca, a los que estuvo dedicado cuando era una iglesia.

    La Casa de Pilatos o de los Crescencios

    Cruzando la calle, al otro lado hay una extraña construcción es la llamada Casa de Pilatos o de Colari Rienzo. Es la casa de los Crescencios, estos controlaban el paso por el puente Emilio. Era una familia amable, la edificaron en el S. XI, llama la atención en la fachada el curioso dintel de la puerta. El Gran Niccolo proclama que no ha construido la casa para vanagloria sino para honrar  la grandeza de sus padres y recordar la grandeza de la Roma Imperial

    Está en la Via Luigi Petroselli nº 54. En este lugar hay una inscripción en latín sobre la misma entrada que dice lo siguiente.. Es como un inusitado testamento.

    “Yo Niccolò, dueño de esta casa conocí perfectamente que la gloria mundana es vana. Construí mi casa no por afán de poder sino por el deseo de renovar la fastuosidad de la Roma antigua. Una vez dentro de tu hermosa casa no olvides el sepulcro, recuerda que no habitarás tu casa por mucho tiempo. La muerte tiene alas. Ningún hombre vive eternamente. Nuestra vida es breve y nuestra carrera es veloz y liviana como una paloma.

    Fíjate también en el soplo del viento, aunque cierres tu puerta con cien vueltas de llave, aunque mandes mil centinelas para que vigilen, ya la Muerte está sentada a tu cabecera.

    Aunque te encierres en un castillo en el séptimo cielo, la Muerte al final te atrapará.

                Esta casa sublime se yergue hasta la cima. Yo, Niccolò Magno, la construí para renovar la gloria de mis antepasados. Mi padre se llamó Crescente, mi madre Teodora. Esta casa la construí para mi querido hijo: a David, como padre la dejé”.

    Arco Quadrifronte  o Arco de Jano

                No estaba dedicado a Jano, el dios de las dos caras. Fue construido en el S. IV d. de C. , en tiempos de Constantino. Este arco marcaba el cruce de cuatro calles. En cada cara se abren 12 nichos decorados con veneras que albergaban estatuas. Debía tener una función honorífica.

    Arco de los cambistas o arco dei Argentari

                A la izquierda de la Iglesia de S. Giorgio in Velabro está adosado en un costado del templo. Fue construido en el año 204 d. de C. En honro al Emperador Septimio el Severo, esposa Julia e hijos: Caracalla y Jeta,  quedó incrustado en la iglesia. Lo edificaron mercaderes y banqueros, de ahí su nombre de cambistas.

    Tiene una  profusa decoración. Facilitaba el acceso al Foro Boario. En el pilar de la derecha destaca la decoración  y se ve el matrimonio imperial Septimio Severo y Julia, que lleva la cabeza tapada ofrecen un sacrificio a los dioses. Más abajo se ven los símbolos para los sacrificios.

    Debajo un cortejo de hombres que conducen a las víctimas hacia el altar.

    En la izquierda los hijos Caracalla y Jeta (Sólo aparece la imagen de Caracalla ya que asesinó a Jeta y luego borró todas sus efigies de todos los monumentos de Roma) Fue en el año 212 cuando lo asesina para hacerse con el poder.

    Se ve un relieve del héroe Hércules, (esquina superior izquierda) porta la piel de león de Nemea al que había matado.

    En la escena exterior del pilar izquierdo: se ven prisioneros barbados, aluden a las victorias del Emperador contra los partos.

    La iglesia de S. Giorgio in Velabro

    fue construida en el S. VII d. de C.

    Tiene un airoso campanario, de estilo lombardo, data de los siglos XI-XII

    En 1993 un coche bomba de la mafia explotó y arrasó el pórtico, luego ha sido reconstruido. No afectó al milenario arco de los cambistas.

    La iglesia de S. Giovanni decolato

    Muy cerca de aquí – en la calle S. Giovanni Decolato-  está la iglesia de S Juan Bautista decapitado. Se prestaba asistencia a los condenados a muerte, se les permitía venir aquí para orar y se les pagaba una sepultura digna si no tenían medios.

    Destacados personajes pertenecieron  a esta cofradía como Miguel Ángel

    Muy cerca de aquí está la Piazza della Consolazione, donde se encuentra la iglesia de Santa María della Consolazione al Foro Romano, pegadita a la Roca Tarpeia La imagen de María que se halla aquí proporcionaba consuelo a los sentenciados a muerte en las últimas horas..

    Muy cerca de aquí tenemos Santa María in Cosmdín con la Bocca della Verità. (ambas tienen su explicación aparte)

    Posted by jmbo @ 13:30

    Tags: ,

  • Comments are closed.