• Sin categoría 04.11.2016

    Me sucede con frecuencia.
    Cuando voy caminando por la calle, suelo escuchar y ver escenas que me inspiran. Ésta ha sido al escuchar a un niño que estaba acompañado por su padre y que ambos estaban, el padre sentado en el banco donde está también representado en una estatua de bronce y sentado Picasso y el niño, de unos 5 años, de pie y al otro lado de la estatua.
    El niño estira la oreja de Picasso y le dice varias veces a papá: ”Papá, me aburro”. Al pasar por allí lo escucho y al instante comienzo a hacer mi pequeña reflexión.

    “PAPÁ, ME ABURRO”

    “Amigo, ¿se lo dices a tu padre o a Picasso?”
    De ninguno de los dos recibe respuesta.
    Al estirarle la oreja,
    Picasso le responde:
    “toma los pinceles y mancha el lienzo”
    Y el papá, ¿qué le dirá?
    “Imagina, inventa y crea”,
    es un segundo Picasso.

    El aburrirse dormita
    dentro de cada uno,
    para tirarlo fuera
    no basta pintar,
    jugar, actuar;
    no sirve ningún verbo,
    sólo vale aquel que llevas
    muy adentro, ¡¡¡ Sácalo!!!
    ¿Llevas un lienzo? Píntalo.
    ¿Portas sólo un juego? Juega.
    Saca en una acción
    tu creatividad e ilusión,
    en todo, pon cariño y pasión.
    Así nunca dirás ni expresarás:
    “Papá, me aburro”

    Málaga 29 octubre 2016
    www.jmburgui.es

    Posted by jmbo @ 15:38

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *